Datos Históricos de la Parroquia Inmaculada Concepción

El 3 de agosto de 1792, a petición de los vecinos de Las Piedras, Gurabo y Juncos, se propuso al gobierno la demarcación de una nueva población, distinta de la de Humacao, quedando Juncos como cabecera de ese nuevo territorio. Con ello se manda trasladar la Iglesia Parroquial de Las Piedras a Juncos, razón por la cual llevan el mismo nombre.

El 1 de febrero de 1794 el Obispo ordena al Párroco de Las Piedras, Don Juan Pimentel, que bendijera el terreno y colocara la primera piedra en los cimientos de la nueva Iglesia proyectada para Juncos. Los terrenos para la Iglesia en Juncos fueron donados por Don Martín de Algarín y Mateo de Peña, heredero de Doña María de Rivera. Tres años más tarde, el 8 de septiembre de 1797 se celebró por primera vez en la nueva Iglesia Inmaculada Concepción, el Santo Sacrificio de la Misa.

El 1 de febrero de 1794 el Obispo ordena al Párroco de Las Piedras, Don Juan Pimentel, que bendijera el terreno y colocara la primera piedra en los cimientos de la nueva Iglesia proyectada para Juncos. Los terrenos para la Iglesia en Juncos fueron donados por Don Martín de Algarín y Mateo de Peña, heredero de Doña María de Rivera. Tres años más tarde, el 8 de septiembre de 1797 se celebró por primera vez en la nueva Iglesia Inmaculada Concepción, el Santo Sacrificio de la Misa.

 

Cuando se cumplieron los 200 años de la fundación de Juncos, en 1997, debido al notable estado de deterioro en que se encontraba la Iglesia, se creó un comité para la restauración del Templo. En el 1999, el templo fue declarado monumento histórico.

 

La restauración de la Iglesia se realizó en dos fases, la primera fase de estudio por el primer arquitecto y recaudaciones iniciales se extendió desde 1999 hasta el año 2005. Del año 2007 al 2009,  hubo un período inicial de renovación, en que se removieron los edificios anexos, se restauraron las paredes y piezas estructurales, el piso interno y exterior y el sistema eléctrico y de plomería.

 

En la segunda fase, en el año 2011, se retomaron las obras y se completó el proyecto con los diversos elementos restaurados en su totalidad.

 

La Parroquia Inmaculada Concepción, se enorgullece en legar la que puede considerarse, la restauración más completa y respetuosa del origen de esta Iglesia.

 

Este es el primer monumento histórico, que “dio a luz” al poblado de Juncos, y en el que han nacido, se han bautizado, reconciliado, comulgado, sanado, casado, refugiado y enterrado a miles de sus hijos, en un entorno que no es un edificio, sino, una historia viva.